Mamba Mentality, el éxito de Kobe Bryant.

mamba mentality

¡Buenas familia fit!

El artículo de hoy es uno de los más difíciles de escribir de todos lo que he realizado en los últimos tiempos, hablar del éxito de Kobe Bryant unido a su reciente muerte hace que este artículo tome forma de mi humilde homenaje a este gran hombre, que nos dejo demasiado pronto. Pero que deja un legado que va mucho más allá de las canchas de baloncesto, deja una filosofía de vida, una mentalidad ganadora, que ha ayudado y seguirá motivando a las próximas generaciones.

Hasta hace 2 años, para mí Kobe Bryant era simplemente junto a Jaycee Carroll, uno de mis dos jugadores favoritos de baloncesto, dos killers de los que no les quema el balón en las manos especialmente cuando toca remontar un partido, expertos en jugarse el lanzamiento más difícil de todos, aquel que te dice si vas a ganar o perder un partido.

Y en eso Kobe era el mejor.

Pues bien, en una conversación con mi amigo John Gorman mientras hacíamos tiempo para ver el estreno de Creed 2 a finales de 2018, (para quienes no conozcáis a John, deciros que es uno de los mejores entrenadores de fitness de Estados Unidos, os invito a seguirlo por redes sociales, porque vais a aprender muchísimo), me comentó que se acababa de comprar el libro de Kobe “Mamba Mentality”, yo desconocía de su existencia así que le pedí un pequeño resumen, a lo que John me dijo:

 

Son lecciones que van mucho más allá del baloncesto.

Una vez que tuve el libro en mis manos, y tras desglosarlo por completo entendí el significado de la frase de John; y tenía toda la razón.

Muchas veces nos quedamos con la parte “visual” o estética en el mundo del deporte, y poco conocen la cantidad de horas de trabajo, y sobre todo la metodología de trabajo que hay detrás de este tipo de estrellas.

Muchas veces al verlos, pensamos que su talento es algo natural, que simplemente son así por obra y gracia de la herencia genética de sus padres, abuelos, etc; y si bien es cierto que exista un % de ellos que sea así, la competitividad del siglo 21, está creando una selección natural, donde el talento por sí solo ya no es suficiente; se necesita algo más.

Y ese algo, lo descubrí leyendo este libro, si antes de leer este libro ya era fan de Kobe, tras leerlo su muerte me duele aún muchísimo más, porque no solo se pierde un padre de familia, filántropo, etc; sino que se pierde una de las mentes mejor estructuradas y enfocadas hacia el éxito del siglo 20 y 21.

Estos son los cinco pilares, sobre los que Kobe construyó su Mamba Mentality (Mentalidad Mamba), que lo elevaron al status de leyenda.

I) Auto-análisis
kobe pensando
Kobe en pleno auto-análisis.

Corría en año 1997, Kobe había pasado en 1996 directamente desde el instituto a la NBA, si no me falla la memoria era el primer caso en la historia de la NBA, en el que se producía un hecho semejante. Llegaba al equipo con más glamour de toda la liga Los Ángeles Lakers, el equipo de Magic Johnson, Jerry West, Kareem Abdul Jabbar, el enorme foco de Hollywood apuntándole directamente, y toda la NBA ansiosa por ver si ese chico que prometía tanto con el dorsal 33 en el equipo de su instituto Lower Merion High School, sería tan bueno como era de esperar.

Pues en esa primera temporada, como se dice en el argot del deporte “no le dieron bola”; Kobe apenas jugaba tenía muy pocos minutos, y se sentía bastante frustrado. No por ello dejaba de creer en sí mismo, pero los resultados no estaban siendo los esperados.

Esta situación en lugar de mejorar fue empeorando cada vez más, a medida que la temporada avanzaba y los partidos eran más importantes, Kobe no daba la talla, sus tiros a canasta no es que no entrasen, es que empezaban a no tocar ni el aro. Siendo el punto de inflexión en el partido de las semifinales de la conferencia Oeste, en el que Kobe fallo un total de 21 lanzamientos, quedando su equipo fuera de la lucha por el campeonato, siendo Kobe el artífice de tal desastre.

Lejos de hundirse, se miró en espejo y dijo:

 

¿Cómo voy a meter esas canastas con estos palillos? (sus piernas)

El talento que atesoraba en el instituto, no le era suficiente en la élite, razón por la cual se sometió durante ese verano y el resto de su carrera a una rutina de entrenamientos que él mismo calificó como bíblicos.

La filosofía de kobe
Las rutinas de Kobe

Pero ese auto-análisis lo extrapoló a sus rivales, aplicaba los consejos del libro “El arte de la guerra” de Sun Tzu (conoce a tu enemigo, conócete a ti mismo y en 100 batallas jamás seras derrotado). No dejaba cabos sueltos, era consciente de las fortalezas y debilidades de sus rivales, estudiaba los movimientos incluso de jugadores en otras demarcaciones para explicarle a sus compañeros que debían o no hacer, su meta era ganar sí o sí, y necesitaba que sus compañeros estuvieran enchufados al 1000%.

Les picaba, los ponía a prueba fue muy duro con muchos de sus compañeros; pero como solía decir:

 

No todos están dispuestos a pagar el precio de la grandeza

 

II) Enfoque

Kobe y éxito, eran la misma palabra
kobe con la camiseta de los lakers.

El enfoque podría definirse como una mezcla de estrategia + determinación (entre otras, por supuesto); es fijarse una meta y estar dispuesto a pagar el precio que haga falta para alcanzar esa meta. Kobe sabía lo que quería, era su pasión, su trabajo.

Como anécdota, se hizo una encuesta entre los entrenadores de los equipos de la NBA, la pregunta era muy simple:

Si tu equipo tiene la última posesión, y de ella depende ganar el partido, ¿qué jugador de toda la NBA querrías que se jugase ese último tiro?  y la mayoría dijo KOBE BRYANT

La respuesta de Kobe ante la fama de tener esa habilidad para encestar la canasta ganadora, era la siguiente:

Es un tiro más.

Es parte del trabajo que te toca hacer cuando quieres alcanzar tu meta, no hay que exagerar los éxitos ni hundirse en los fracasos, es ser plenamente consciente del proceso/tarea que estamos realizando o queremos realizar.

Kobe recibió informes negativos desde su primer año, como mencioné en el apartado anterior, era consciente de sus limitaciones, supo relativizarlo gestionarlo y llevarse a sí mismo a su máximo nivel.

A modo de anécdota, que demuestra ese afán de superación, no solo consiguió recuperarse de una rotura del tendón de Aquiles en el 2013, sino que en año 2000, tuvo un esguince tan fuerte que tuvo que modificar su juego por completo hasta el punto de cambiar las botas de baloncesto por unas zapatillas más bajas, revolucionando el calzado y los mitos de la movilidad del tobillo, que existía en la NBA al inspirarse en las botas de fútbol de los futbolistas, ya que estos realizaban movimientos mucho más potentes y no sufrían el mismo número de lesiones que los jugadores de baloncesto.

O como cuando sufrió una rotura en un dedo en 2009, y tuvo que modificar su forma de tirar a canasta, encestando más de 1000 lanzamientos al día, durante 2-3 días, para mecanizar su tiro de forma natural.

¿Cómo se inspiró para poder superar esas limitaciones?

III) Se curioso
Michael Jordan & Kobe
Haz preguntas, no te calles.

Kobe sentía esa necesidad de mejorar, por eso escogía a muy bien a sus mentores. Desde pequeño veía cintas y cintas de vídeo, de todos los equipos; y cuando tuvo ocasión fue directamente a esas fuentes de conocimientos, para extraer toda la información que necesitaba para luego poder implementarla en su juego.

 

Hizo cientos de preguntas a jugadores, entrenadores, etc;  Jerry West, Michael Jordan, Magic Johnson, Byron Scott, Kareem Abdul Jabbar, Bill Russell, Muhammad Ali, los acribillaba buscando todo tipo de información.

Se fue enriqueciendo y bebiendo de la sabiduría de las generaciones anteriores, sin importarle que lo tachasen de pesado, siendo plenamente consciente, que no a todo el mundo le gusta tener un tipo delante que no para de hacerte preguntas.

El refranero español dice: mejor ponerse rojo una vez, que cien amarillo.

No te quedes con dudas dentro, otras generaciones han pasado de una forma u otra por los mismos miedos o inseguridades que hoy te pueden afectar a ti, conocer esa experiencia te puede ahorrar muchísimo tiempo y energía, aprovéchala en tu favor deja que ese niño curioso que aún llevas dentro, siga impulsándote a resolver esas situaciones que uno mismo a veces no llegamos a alcanzar.

 

IV) Elige bien a tu equipo de trabajo.
Elige bien a los profesionales que te rodean
Kobe fue muy meticuloso con su círculo más próximo.

En la élite, la vida o los negocios tener un círculo de calidad es vital. Hoy día no se puede llegar lejos luchando solo contra el mundo. Kobe, Rafa Nadal, Cristiano Ronaldo, Lebron James, se gastan millones de dólares (Lebron el año pasado se gastó 1.5 millones de dólares en el sueldo de su equipo personal de trabajo) en tener a los mejores profesionales en distintos campos (nutrición, entrenamiento, fisioterapia, marketing, etc) para poder competir al máximo nivel durante el mayor tiempo posible.

 

¿Cuántos directores de banco tienen coaches/mentores financieros?

 

Pues esto lo podéis aplicar en cualquier ámbito, no todos podemos llevarnos de viaje a nuestro fisioterapeuta; pero lo que sí podemos hacer es ser meticulosos en la selección de esas personas, en quien vamos a depositar nuestra confianza. Saber delegar es un aspecto muy importante, el día tiene las horas que tiene, y cuando queremos subir nuestro nivel en el aspecto que sea, vamos a tener que recortar ese tiempo de algún sitio, que no os vendan humo, no hay tiempo para todo.

Nuestra energía al igual que nuestro tiempo, no es ilimitado; tarde o temprano os llegará ese momento de tener que decidir el próximo paso, la próxima meta; y tener un equipo de trabajo o un mentor puede marcar la diferencia entre éxito o fracaso.

 

V) Gánale horas al día .
entrenamiento de madrugada
Foto de Kobe entrenando a las 4 am

Una de sus máximas para poder soportar ese nivel de exigencia tan alto, era ni más ni menos que madrugar. Literalmente dijo en su libro:

 

Madrugar me ayudó a conciliar el baloncesto y la vida.

Como dijimos en el punto anterior, energía/tiempo/recursos todo tiene su límite. El tema es poder encajar todas las piezas de ese puzzle de forma efectiva, y por eso necesitamos trabajar cuando otros no lo hacen; ganarle tiempo al reloj. Aprovechar esos momentos de soledad, para sacar ese tiempo para nosotros bien sea con tu actividad favorita o con esa tarea laboral que en otro momento por ciertas circunstancias te sería imposible de realizar (familia, ruido, cansancio, …).

Este movimiento fue clave, para sacar tiempo en rutinas pre y post partido, sacar tiempo para aprender a escucharse y valorar lo que su cuerpo le pedía a cada momento, sin tener miedo a cambiar y evolucionar, poder estudiar más y mejor a sus rivales, motivar a sus compañeros, por no decir lo que todo el tiempo que dedicaba a su familia, obras benéficas, etc.

 

Muchísimas gracias Kobe  por este enorme legado que nos dejas, trataremos de seguir nuestros caminos hacia delante. Como dijiste en esta (por desgracia) famosa entrevista:

https://www.youtube.com/watch?v=

 

Y a todos vosotros os animo a que me sigáis por redes sociales, sobre todo en mi canal de Instagram:

suscríbete a mi instagram
Te espero en @_josecarmelo_

https://www.instagram.com/_josecarmelo_/channel/?hl=es

 

Nos vemos el mes que viene, ¡un saludo a todos!

JC

Comments ( 4 )

Deja una respuesta

Consigue resultados

Infórmate y contacta

Consigue resultados

Infórmate y contacta